Page Visited: 66
1 0
Read Time:5 Minute, 17 Second

Por: Fernando Castañeda García –Colaborador- .Gabriel Escorcia Gravini, el poeta nació el 19 de marzo de 1891, en Soledad, donde falleció el 28 de diciembre de 1920. Hijo de Felipe Gabriel Escorcia e Isabel Gravini. Su niñez, si en algo fue distinta a la de un niño de esta época, se pudiera decir que en los juegos infantiles propios de sus respectivos tiempos. Desde niño mostró talento para la poesía y el arte de declamar.

Poemario Preguntas a la Parca poeta Luis Ortiz Luna

En la escuela les declamaba a sus amigos y era tenido en cuenta para que lo hiciera en los actos cívicos.  Debió disfrutar de una infancia y pubertad, alejadas del acercamiento con la muerte. A esa edad, la muerte, nos parece ‘cosa’ para viejos. En el año 1907, según el poeta José Miguel Orozco, posiblemente para finales del mes de febrero, el médico lanzó la frase que alteró la tranquilidad en la vida de la familia Escorcia Gravini: “Gabriel, tiene lepra”.  Estudió hasta segundo año de elemental, como se le llamaba entonces –primaria actualmente–, en la ‘Escuela del Distrito de Soledad’, que regentaba el profesor Luís Ramón Caparroso. La escuela, a la que asistió Gabriel Escorcia Gravini, hasta el año de 1906, era un salón largo, en mal estado, construido en paredes de bahareque y techo de enea, que estaba ubicado en la manzana diagonal al actual Museo Bolivariano, sobre la carrera 21. En 1907, el alcalde del Distrito de Soledad, Luís De la Hoz C., cedió un espacio en la planta baja de la sede de la alcaldía – hoy Museo Bolivariano-, para que, allí, funcionara la escuela.

Escuela a la que, el joven Gabriel, no pudo asistir más. Punteaba la adolescencia cuando le diagnosticaron la enfermedad.  Antes de cumplir dieciséis años, le tocó enfrentar la cruel realidad envuelto en una tragedia que volvió poesía. Y fue consciente del ostracismo a que estaba condenado, desde la primera, de las casi cuatro mil seiscientas ochenta y seis noches, que le tocó dormir solo en aquel cuarto, durante los últimos trece años de su vida. En vida, el nombre de Gabriel Escorcia Gravini, era respetado y un referente de la poesía en su territorio natal y el Caribe colombiano. Después de su muerte, en 1920, la poesía de Escorcia Gravini continuó declamándose en la región, especialmente La Gran Miseria Humana. En uno de sus libros, Gabriel García Márquez se refiere al éxito del poema cumbre del bardo soledeño: “A mis amigos de las primeras épocas les parecía incomprensible que me empeñara en escribir cuentos, y yo mismo no me lo explicaba en un país donde el arte mayor era la poesía. Lo supe desde muy niño, por el éxito de Miseria humana, un poema popular que se vendía en cuadernillos de papel de estraza o recitado por dos centavos en los mercados y cementerios de los pueblos del Caribe.” Gabriel García Márquez (Vivir para contarla. – Página 306—Grupo Editorial Norma).

Personajes invitados al conversatorio radial

El poeta amigo. Entre los amigos de Escorcia Gravini, la vida le deparó uno muy especial, José Miguel Orozco, el poeta autor de la letra del Himno de Soledad. Se conocieron desde niños y fue su condiscípulo en la ‘Escuela del Distrito de Soledad’. Éste, le llevaba, a su cuarto de enfermo, libros de literatura, filosofía, ciencia, revistas, periódicos, y charlaban hasta altas horas de la noche en la soledad de aquel cuarto adonde fue confinado y, él, llamó su ‘celda cristiana’. José Miguel Orozco lo visitaba muy frecuentemente y no sólo fue su mejor amigo, también su editor y mecenas. Gracias al talante del poeta Orozco, parte de la obra poética de Escorcia Gravini, se publicó.  La amistad de José Miguel Orozco, para Gabriel, fue un alivio que aligeró el peso de su vida y de su tragedia.  En el año 1914, José Miguel Orozco, en compañía de Domingo Lecuona, hijo del dueño de “Tipografía Bolivia”, donde trabajaba, fundan el periódico ‘AURAS’. En la edición número uno, salió a la luz el primero de los muchos poemas que le publicaron. Gabriel, era un poeta muy fecundo. No conforme con las publicaciones de sus poesías, solamente en el periódico, le pide a su amigo entrañable que le publique los poemas en folletos. El primero de éstos, se llamó ‘Lanzas de Oro’, luego siguieron: Bosques de Laudo, Perlas Latinas, La Boliviada, Lilia Enamorada, Dianas de Rebelión, El Siglo de las Flores, y muchos más, siendo el último, publicado en 1918, titulado ‘Pétalos y Alfileres’, donde se dio a conocer La Gran Miseria Humana. El poeta, José Miguel Orozco, quien después fue dueño de Tipografía Bolivia, siguió publicando unos folletos con La Gran Miseria Humana y Casilda en los Infiernos, y se los regalaba a un anciano vestido siempre de lino blanco, que los vendía por los lados de Paseo Bolívar con la esquina de Cuartel, en Barranquilla, hasta principios de los años setenta, del siglo XX. El poeta, José Miguel Orozco, se dio a la tarea de hacer conocer la obra de Escorcia Gravini, a nivel nacional. Contaba el poeta Orozco que, en una visita de Porfirio Barba Jacob, a la ciudad de Barranquilla a comienzos de la década de los años treinta, del siglo XX, le dio el poema de Gabriel Escorcia Gravini y, al parecer, Barba Jacob, quien, al quedar impresionado con la profunda cavilación poética del bardo soledeño, se encargó de hacerle un reconocimiento internacional al poeta y a su poema La Gran Miseria Humana, dándolo  a conocer en Centro América y, especialmente, n México, doce o trece años, después del fallecimiento de Gabriel Escorcia Gravini.  

Audio del conversatorio con invitados

https://web.facebook.com/RadioTropical1040am/videos/607005527265332

Una alianza informativa la página www.ruedalaprensa.com el programa periodístico Política Publica que se emite por Radio Tropical y Universo Radio Web realizaron un conversatorio interesante donde participaron los siguientes personajes: Lisandro Meza músico que grabó en decimas el poema La Gran Miseria Humana, el poeta Luis Ortiz Luna poeta que acaba de dar a conocer su poemario: Preguntas a la Parca, El licenciado Moisés Pineda el director del programa Jorge Vergara y el coordinador del conversatorio, Fabio Ortiz Ribón. El conversatorio estuvo muy ameno y de gran significación para mantener viva la memoria de este insigne poeta de la literatura colombiana

About Post Author

Fabio Ortiz

Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
100%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “RECITAL POETICO «ENTRE TUMBAS» UN HOMENAJE AL POETA GABRIEL ESCORCIA GRAVINI EN SOLEDAD ATLANTICO

  1. Simply want to say your article is as surprising.
    The clarity for your publish is just spectacular and that i could assume you’re
    a professional on this subject. Well together with your permission let me to take
    hold of your RSS feed to keep up to date with drawing close
    post. Thank you one million and please keep up the gratifying work.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales
Cerrar